fbpx

Acabados de SATE para fachada y sus colores

Cuando vamos por la calle, seguro que podemos observar diferentes tonalidades en los edificios; marrones, grises, rojos… Es muy lícito pensar que esto puede ser debido al gusto personal del profesional que los diseña, o a un capricho de un promotor, por ejemplo. Lo cierto es que en algunos casos así es, pero, sin embargo, sí que hay razones técnicas en cuanto a la elección en colores en las fachadas SATE. Veamos de qué manera se puede acabar una fachada construida con un Sistema de Aislamiento Térmico Exterior.
Acabados de SATE para fachada y sus colores

Tipos de acabados de SATE

Hay numerosos tipos de acabados SATE en cuanto a sus formas, texturas, colores y materiales a elegir. Todos ellos garantizan en todo momento la resistencia a la climatología y su durabilidad. A ellos, también se les puede otorgar diferentes gamas cromáticas, de tal manera que las posibilidades de una fachada terminada sean infinitas y que sea complicado encontrarse dos acabados que sean totalmente idénticos.

En una fachada SATE sus acabados pueden ser:

  • Revoco: los fabricantes de revocos y morteros han conseguido obtener superficies de acabado de multitud de grados de rugosidad, pasando de los finos a los extremadamente rugosos con numerosos estados intermedios. Sus combinaciones, o el empleo de técnicas especiales, permiten obtener resultados que se asemejan a la madera, al hormigón, a los estucados, a la piedra o a la madera, por nombrar algunos.
  • Llagueado: los llagueados se realizan en obra fresando lateralmente para crear sombras y realizar una división de fachada en grandes zonas. En otros casos, imitan a sillares, dando una agradable composición volumétrica a una fachada.
  • Áridos de proyección: en un acabado SATE, pueden proyectarse áridos de diferentes piedras, carburo de silicio, vidrio en perlas o triturado, o diferentes combinaciones de ellos sobre un revoco que sea lo suficientemente grueso como para poder embeberlos.
  • Pinturas: unidos a los diferentes revocos, las pinturas cambian o completan los efectos que se quieren conseguir. A sus múltiples gamas cromáticas, se les unen los diferentes tipos que encontramos en el mercado, como las estándares, metálicas o veladuras, las cuales además, en función de la técnica empleada, el efecto es completamente diferente.
  • Aplacados: pueden ser de numerosos tipos, como ladrilletas ejecutadas en materiales acrílicos, cerámicos, porcelánicos, mosaicos de vidrio, gresites, etc. Para su inclusión, deben de considerarse diferentes aspectos técnicos como el peso de su conjunto, los tamaños que tengan o las posibles difusiones de vapor que ocasionen.
  • Elementos decorativos: deben ser ligeros y colocarse por encima de los morteros sin ninguna armadura para no atravesar el aislamiento e impedir roturas de los puentes térmicos. Están pensados para imitar las ornamentaciones que se hacían en la arquitectura clásica.

Cómo elegir el color de los acabados SATE

En las fachadas SATE los colores no deben ser elegidos por cuestiones meramente estéticas. Sí, el aspecto es importante, pero no se puede perjudicar su característica principal, ya que no debemos olvidar que este sistema se ejecuta para aislar un edificio.

La durabilidad del último elemento de fachada es sumamente relevante. Si esta permanece inalterable, el sistema ofrecerá las garantías de aislamiento con el paso del tiempo. Esto implica que debe tener una buena resistencia a elementos como a los rayos UV, a la incidencia de la luz solar o la degradación cromática, entre otros. Y cada uno de los colores, presentan diferentes índices de protección a los elementos anteriores.

Como norma general, en fachadas SATE no se recomienda elegir colores con índice de reflexión solar menores al 25 % (el valor 0 corresponde al negro, y el 100 al blanco). Estos valores pueden modificarse sobre la base de otros aspectos del edificio como pueden ser su orientación, su situación, su geometría o el tipo de aislante que incorpora.

Si alguna vez nos hemos preguntado por qué es raro ver un edificio acabado con tonalidades oscuras, es porque presenta muy bajos índices de reflexión solar. Esto significa que tiene gran captación de luz, y la posibilidad de que el aislamiento SATE supere sus temperaturas de servicio es muy alta, por lo que se evitan riesgos de que aparezcan patologías que puedan causar grietas o fisuras en sus acabados debidas a cambios dimensionales que puedan producirse.

Lo normal, es que en las cartas de colores para fachadas SATE, los fabricantes incluyan información de la reflexión solar que tiene cada uno de ellos. Se recomienda en todo momento que se empleen tonalidades claras y suaves, ya que su estabilidad cromática es muy superior a los tonos oscuros e intensos.

Resumiendo todo lo anterior, podemos concluir que, afortunadamente, tanto los colores en las fachadas SATE como sus acabados presentan una gran variedad de opciones disponibles. Esto permite la versatilidad en los diferentes edificios que podemos encontrar en nuestra ciudad. Pero aun así, en SATE Mediterráneo recomendamos a nuestros clientes que tengan en cuenta las limitaciones técnicas que hay a la hora de realizar la elección que más les gusta para el aspecto exterior de su inmueble.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

11 − 4 =

TE LO PONEMOS MUY FÁCIL

SOLICITA INFORMACIÓN
SIN COMPROMISO

Entradas relacionadas