fbpx

Optimiza tu eficiencia energética con el aislamiento térmico adecuado

En SATEMEDITERRANEO, empresa líder en soluciones de aislamiento por el exterior, te ayudamos a optimizar la eficiencia energética de tu edificio, mejorando al mismo tiempo su confort térmico y acústico.

Manchas en las paredes, desconchones en las molduras, malos olores en el ambiente y en la ropa… Todos estos efectos son causas de la aparición de agua en una vivienda, pero no son de lejos las peores; la humedad de las paredes afecta a la salud y pueden provocar males respiratorios graves y de otra índole en las personas.

Consecuencias de tener frío y humedad en casa para la salud

Las consecuencias de tener humedad en casa es la aparición de varios problemas que pueden afectar gravemente a la salud de las personas. La primera es una disminución considerable en la sensación térmica. Y es que, frío y humedad están íntimamente relacionados.

La prueba de que es malo la humedad en una casa son las altas posibilidades que se tienen de enfermar cuando una persona está expuesta continuamente a esta situación. Y no se trata por la humedad en sí misma, ya que el agua forma parte de nuestro ecosistema natural, sino por los microorganismos, muchos de ellos tóxicos, que se generan en estos ambientes.

Si nos preguntamos si la humedad en las paredes afecta a la salud, la respuesta es un sí rotundo y las razones son la proliferación de microorganismos cuyo ecosistema es un exceso de humedad.

Ácaros

Un ácaro es una pequeña larva imperceptible a nuestra vista que pueden vivir en muchos elementos de nuestra casa como las camas, las alfombras, los muebles, la ropa… y que cuanta más humedad haya, más condiciones propicias hay para que aparezcan y se reproduzcan rápidamente.

El dormir con humedad en la habitación puede originar que estos ácaros nos creen problemas tan diversos como conjuntivitis alérgica, asma o rinitis. De hecho, el 80 % de las personas que sufren de crisis asmáticas es porque están producidas por una alergia a las heces de estos microorganismos.

Al mismo tiempo, el contacto de nuestra piel con estos ácaros puede producir eczemas y dermatitis atópica. Todos estos síntomas se ven acentuados en temporadas que van desde el otoño hasta la primavera, porque estadísticamente es cuando las casas se encuentran menos ventiladas y más calientes, un caldo de cultivo perfecto para la aparición de las humedades por condensación.

Moho

Una de las consecuencias de tener humedad en casa más comunes es el moho. Comúnmente, lo asociamos a una mancha negra que aparece en las paredes o techos y que pensamos que es suciedad, sin embargo, nada más lejos de la realidad; el moho es un organismo vivo que produce agentes irritantes y alérgicos y que en muchos de los casos produce sustancias tóxicas para nuestro organismo.

El dormir con mucha humedad en habitaciones donde haya un exceso de moho puede propiciar ataques de asma, irritación de las mucosas o escozores en la piel. En algunos casos se puede convertir en patologías más severas como opresión torácica o bronquitis.

Si esto ya de por sí es bastante alarmante, no es lo peor; el moho puede llegar a ser mortal en función del grado de exposición que se tenga. Las mujeres embarazadas, los bebés, los ancianos y los niños pequeños son los grupos más vulnerables a las acciones toxicológicas de estos organismos. Incluso las mascotas pueden verse seriamente afectadas.

Hay estudios científicos que relacionan el moho con enfermedades del sistema inmunológico y, sobre todo, con la aparición de depresiones, ansiedad en el individuo o hasta con la pérdida de memoria y dolores de cabeza agudos. Así que como hemos podido ver, la humedad de las paredes hace mal.

Problemas de sudoración

Un exceso de humedad en el aire hace que sea más difícil que se absorba el sudor en la piel. El resultado es un exceso de sudor y el sentimiento de piel pegajosa y de calor, por lo que nuestro cuerpo tiene que emplear otros métodos para mantenernos en nuestra temperatura habitual.

Esto puede producir pérdidas de agua y sales de nuestro organismo traducidas en una deshidratación y desequilibrios corporales. Un cuadro de sobrecalentamiento grave en nuestro cuerpo puede originar calambres, desmayos, y sobre todo, agotamiento y debilidad.

Cómo evitar la humedad en el hogar

Por supuesto, un problema de humedades en el hogar no solo afecta a la salud de las personas; aparecen malos olores, se producen roturas en los materiales y, además, nos obliga a emplear más los equipos de climatización disminuyendo considerablemente la eficiencia energética de nuestra vivienda.

Hay muchas formas de mitigar las humedades en el hogar, lo primero es intentar que no aparezcan, y para ello, nada mejor que un buen aislamiento térmico e impermeabilización de nuestra casa, como el que realizamos en SATE Mediterráneo para evitar infiltraciones y que el agua penetre en el interior.

Pero hay otras causas que pueden provocar humedades, como pueden ser las que aparecen por condensación. Ventilar unos minutos al día, usar los extractores de nuestra vivienda, tapar las ollas cuando estemos cocinando o no secar la ropa en el interior, son algunas de las formas para evitarlas.

Sí, la humedad en las paredes afecta a la salud, pero con una buena impermeabilización y aislamiento de nuestro hogar y unos sencillos trucos de mantenimiento podemos preservar nuestra casa seca y segura aumentando su confortabilidad y su eficiencia energética.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

SOLICITA INFORMACIÓN SIN COMPROMISO