fbpx

Insuflado de lana de roca: qué es y ventajas de su instalación

Los fabricantes de la construcción y expertos del sector aplauden las técnicas y materiales que mejoran la optimización energética. Garantizar el aislamiento térmico es uno de los mayores desafíos para ofrecer mejor confort y mejores viviendas. En este sentido, se ha demostrado que el insuflado de lana de roca es ideal para aislar las paredes del frío y el calor.

Qué es el insuflado de lana de roca

La inyección de lana de roca entre los muros y tabiques de las viviendas es una de las mejores elecciones para garantizar el aislamiento térmico y acústico. Este envolvente tiene la capacidad de reducir la pérdida de calor en el invierno y mejorar las condiciones climáticas durante el verano. Una de las principales ventajas es que mejora el gasto energético y sirve para ahorrar dinero en la factura de la luz.

El aislamiento con insuflado de lana de roca en el Sistema SATE es muy beneficioso. Se trata de mejorar el rendimiento térmico con productos y materiales que reúnan las condiciones apropiadas para ello. En la vida moderna nos encontramos con nuevos desafíos en la construcción, entre ellos, apostar por la sostenibilidad y favorecer el ahorro, con la intención de combatir la crisis energética. Por lo tanto, la aplicación de este elemento ofrece muchas ventajas.

Aplicación del insuflado de lana de roca en aislamiento

La lana de roca insuflada tiene varias aplicaciones, por esta razón, vamos a explicar cómo se instala y su funcionalidad.

Esta opción es ideal tanto si se coloca en fachadas ventiladas, falsos techos, cubiertas no estancas, tabiques o en grandes alturas. Sin duda alguna, este material ignífugo es muy estable y no pierde volumen con el paso del tiempo. Además de sus excelentes características hidrófugas, también ofrece magníficas propiedades acústicas por su composición porosa.

  • Estudio inicial. La lana de roca es un mineral aislante que está constituido por filamentos específicos para crear un tejido protector frente al calor y el ruido. Para una correcta instalación, lo mejor es ponerse en contacto con un técnico especializado para que pueda hacer una cata endoscópica y valorar el estado de la cámara.
  • Necesidades de construcción. También es necesario atender los requisitos del cliente para comprobar si la lana de roca para insuflar es la más apropiada. En función del espesor y las condiciones de la vivienda o el edificio, hay que valorar las mejores alternativas.
  • Lana de roca vs. lana de vidrio. Aunque ambas son buenas para el aislamiento térmico, y siempre dependerá de la situación, la primera opción es más resistente debido a su grosor y densidad.
  • Instalación. Finalmente, se realiza la instalación con las perforaciones necesarias en las fachadas para aislar las cavidades. El material se deberá inyectar según las directrices del fabricante. 

La elección de este material dependerá de algunos factores que deben analizar los expertos en la construcción. Por ejemplo, si una vivienda está en una zona fría y con mucho ruido, insuflar lana de roca es mucho más aconsejable. De hecho, es la mejor elección para garantizar la eficiencia energética, ahorrar energía, protección contra el fuego y reducir los ruidos.

Cuáles son sus ventajas 

La lana de roca insuflada se emplea tanto para la rehabilitación energética, el aislamiento de inmuebles o mejorar las condiciones de un negocio. Es idónea para suelos, tabiques, cubiertas o cámaras y se caracteriza por ofrecer un gran número de ventajas. A continuación, enumeramos algunos de los beneficios de esta técnica, que se emplea en el sistema de aislamiento térmico exterior.

Aislante contra el frío y el calor

Una de las mayores ventajas es que es un aislante ideal contra el frío por su baja conductividad térmica. Además, se ha demostrado que este material es una excelente opción para combatir el calor por su elevada densidad en la aplicación.

Reducción del ruido

Este aislante térmico cuenta con las características apropiadas para hacer frente al ruido exterior. Es un material que absorbe el sonido y mejora las condiciones de habitabilidad.

Protección contra el fuego

Otra de sus propiedades principales es que se trata de un material incombustible al fuego. Por esto, al ser ignífugo, es muy beneficioso y garantiza mayor protección que otras opciones disponibles en el mercado.

Combate la humedad

Por último, cabe indicar que la lana de roca es un producto hidrofóbico, por lo tanto, es un magnífico repelente del agua y está especialmente indicado para los climas húmedos. Si una vivienda está en una zona que destaca por las lluvias, esta elección es la más adecuada.

En conclusión, el insuflado de lana de roca es una de las alternativas más inteligentes para garantizar unas buenas condiciones térmicas y acústicas. En caso de dudas, lo más recomendable es ponerse en contacto con nosotros, porque en SATE Mediterráneo somos expertos en el sector y ofrecemos la mejor solución a cada uno de nuestros clientes.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

SOLICITA INFORMACIÓN SIN COMPROMISO