fbpx

Cómo elegir el revoco para una fachada

Hay diferentes tipos de trabajos que se pueden realizar para reparar las grietas de los muros exteriores y fachadas, como el revoco de fachada. Nos referimos al revestimiento que se aplica como última capa después del enfoscado en un muro. Este trabajo se suele hacer sobre paredes agrietadas, por este motivo, el acabado suele ser en mortero de cal, cemento o tierra para que quede bien, desde el punto de vista estético.
Cómo elegir el revoco para una fachada

Qué es el revoco de una fachada

Indudablemente, el revoco exterior de fachada cumple un papel muy importante, porque su función es servir como capa vista. Por esta razón, se deberá usar una textura granulosa y la talocha, una herramienta muy versátil y de gran utilidad.

Sin embargo, antes de ponernos en marcha, tendremos que esperar a que el mortero de revoco haya adquirido la suficiente dureza para evitar que los dedos se marquen. Inicialmente, hay que humedecer la talocha, si fuera de goma, y luego trazar círculos amplios. De esta forma, se van a desprender las irregularidades que puedan existir. Además, en función de la compactación y las distintas cantidades que se utilicen, el acabado final variará.

Tipos de revoco para fachadas

Nos podemos encontrar diferentes revoques en las fachadas exteriores, según el efecto que queramos conseguir. A continuación, vamos a ver cuáles son estos y conocer sus principales diferencias para elegir con mayor criterio.

El revoque hidrófugo

Esta propuesta tiene como finalidad evitar la humedad en la fachada. Una de sus principales características es que no se aplica en la última capa, sino en la primera, cuando hay contacto directo con el ladrillo o el cemento. Además, se tienen que emplear ciertos materiales específicos para alisar el muro.

El revoque hidrófugo tiene que aplicarse antes del grueso, porque su misión es aislar la estructura para evitar el paso de la lluvia o cualquier tipo de humedad que haya en el ambiente. Para ese tipo de trabajo, se necesita arena fina, cemento, aditivo hidrófugo y agua.

Revoque grueso

Este revestimiento sirve para disimular las imperfecciones de una fachada, y también se conoce como enfoscado. A la hora de alisar un muro, hay que pasar una llana dentada para que la capa siguiente se adhiera fácilmente.

Se puede decir que el revoque grueso tiene la función de mejorar la apariencia de los materiales que se hayan usado en la construcción de un muro. Por este motivo, se aplica directamente en la parte interna de la pared y sobre el revoque hidrófugo, que está en la cara externa.

Revoque fino

Si se elige el revoque fino, se tendrá que aplicar una capa muy fina para conseguir que la pared quede lisa y perfecta. El objetivo es pintar sobre esta superficie, por lo que se suele utilizar mucho más en las paredes interiores, que en las fachadas exteriores.

Es fundamental que la capa se adhiera perfectamente y evitar que se formen fisuras, porque si no se estropeará la apariencia de la pared. En este revoque se emplea una mezcla preparada con arena, cemento y agua para conseguir este efecto liso.

Revoque plástico

Finalmente, también tenemos esta opción de revestimiento para conseguir textura y color. Lo más normal, es usar el revoque plástico en aquellas paredes en las que se busque un acabado algo diferente.

Por lo tanto, este revoque se empleará para reemplazar el acabado fino y la pintura, porque ya se incorpora el color en la misma mezcla. Entre sus principales ventajas destaca la impermeabilidad al agua y su enorme flexibilidad.

Cómo puedes elegir el revoco para tu fachada

A la hora de revocar una fachada, una de las principales dudas que nos pueden surgir es qué tipo de revoco es el más adecuado. Tras conocer las diferentes opciones que existen, lo mejor es estudiar el tipo de soporte para aplicar el producto más conveniente.

  • Material de construcción de la fachada: hay un gran número de muros hechos con diferentes materiales, como la piedra, ladrillo, cemento, etc. En función de cómo estén construidos, hay que elegir el mejor revestimiento.
  • La climatología: los muros exteriores, como bien sabemos, están sometidos a diversos factores climatológicos, según en la zona geográfica en la que se encuentre el edificio. De hecho, no todos presentan los mismos niveles de humedad o incidencias por los rayos UV. 
  • Estado de la superficie: finalmente, hay que hacer una valoración de la superficie para conocer su estado y qué tipo de problema presenta. Nos referimos a las grietas, fisuras, manchas de humedad, entre otros.

Para concluir, tenemos que añadir que en SATE Mediterráneo contamos con elementos aislantes y productos específicos para el revestimiento de fachadas. Este sistema de aislamiento térmico exterior permite el acabado revoco para proteger la textura de la fachada. Además, favorece una mayor resistencia contra los agentes externos y facilita el mantenimiento de estos muros.

En resumen, seguramente con estos consejos, ya sabes cómo elegir el revoco de fachada que más te conviene. No obstante, si tienes alguna duda, puedes solicitarnos la información que necesites, porque contamos con un equipo profesional, totalmente cualificado, para ofrecerte el mejor asesoramiento.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

SOLICITA INFORMACIÓN SIN COMPROMISO