fbpx

Optimiza tu eficiencia energética con el aislamiento térmico adecuado

En SATEMEDITERRANEO, empresa líder en soluciones de aislamiento por el exterior, te ayudamos a optimizar la eficiencia energética de tu edificio, mejorando al mismo tiempo su confort térmico y acústico.

Qué es un puente térmico

Para conocer la definición constructiva de qué es un puente térmico, vamos a citar lo que establece el Código Técnico de la Edificación: “Es aquella zona de un edificio donde se evidencia una uniformidad de la construcción, bien sea por un cambio de espesor en los materiales empleados, por una penetración parcial o completa de elementos con diferente conductividad, por una diferencia entre el área interna y externa de un elemento, entre algunos de los casos, que conlleva una disminución en la resistencia térmica con respecto a otras zonas de un cerramiento“.

Si se prefiere una definición con palabras más simples, podemos definir un puente térmico como aquel elemento de un cerramiento (cubierta, solera, ventana, fachada, etc.) donde se produce un cambio en la resistencia térmica o donde se produce una mayor transmisión de calor con respecto al resto de los elementos de la envolvente.

Por qué eliminar los puentes térmicos

La eliminación de los puentes térmicos es necesaria si no queremos que haya una modificación interna de la temperatura en un edificio. Para entender esto, es necesario recurrir a un término que es la transmitancia y que explica el fenómeno que ocurre cuando dos cuerpos están en contacto. En ellos, hay una transferencia de calor de uno a otro hasta que ambos alcanzan un equilibrio en temperatura.

La transmisión ocurre en todas construcciones si no se le pone remedio. No recurrir al aislamiento de los puentes térmicos, o a su eliminación, implicará que la temperatura interior en un edificio tenderá a igualar la del exterior. Y estas pérdidas o ganancias de calor harán que para mantener unas condiciones óptimas de temperatura en una vivienda, sea necesaria la utilización de los equipos de climatización constantemente. Por lo que habrá un gasto energético considerable. Se considera que en estos elementos es donde se pierde entre un 5 y un 10 % del calor en un edificio.

Pero no son los únicos problemas que pueden ocasionar los puentes térmicos, en numerosas ocasiones es donde se producen las filtraciones, que en muchos de los casos acaban en humedades y condensaciones capaces de provocar bastantes problemas constructivos, y otros derivados, como la aparición de moho.

Por lo tanto, eliminar los puentes térmicos no solo implica el ahorro en calefacción o refrigeración de una vivienda, sino que también contribuye a mejorar los problemas de salud en las personas que la habitan.

Cómo evitar los puentes térmicos

Ahora bien, ¿cómo evitar puentes térmicos en ventanas? Y ¿en los forjados? Lo primero es diferenciar los diferentes tipos que pueden surgir:

  • Constructivos: Se producen por un cambio en el espesor de los materiales empleados en el cerramiento. Un ejemplo típico son las hornacinas de los radiadores que están bajo las ventanas.
  • Geométricos: Producidos en la diferencia de superficie entre las diferentes caras de un elemento, como pueden ser los encuentros entre dos paramentos de cerramiento o en las esquinas de este.
  • Por cambio de material: Producidos por las diferentes conductividades térmicas que presentan la unión de dos materiales distintos.

La DB-HE (documento básico de energía) del Código Técnico de la Edificación identifica de una forma bastante precisa los diferentes puentes térmicos que puede haber en una envolvente en función de su localización. Los sitios más habituales suelen darse en ventanas, en capialzados o cajones de persianas, en los forjados y en los pilares. Además, establece unas recomendaciones de detalles constructivos para que no se produzcan en diferentes elementos como jambas, dinteles, pilares, alféizares, etc.

Para conseguir que un edificio esté libre de puentes térmicos es necesaria una buena planificación y un buen diseño, donde se preste especial atención a los detalles constructivos y a la ejecución de la obra. En líneas generales, estos son los consejos que pueden seguirse:

  • Conseguir una uniformidad en el aislamiento térmico intentando no crear discontinuidades. Para ello, los profesionales en la arquitectura tienen el truco de conseguir dibujar el perfil de un elemento sin levantar la punta del lápiz del dibujo.
  • En el caso de tener que “romper” el aislamiento, insertar un elemento con un bajo índice de conductividad.
  • Tratar de conseguir las uniones de diferentes elementos constructivos sin tener que romper la uniformidad del aislamiento.

En definitiva, un puente térmico implica una alteración en la temperatura interior de una vivienda que ocasiona un incremento en los gastos de climatización necesarios para mantener las condiciones de confort que queremos. Es una pérdida de eficiencia energética que se traduce en un gasto mayor en los recibos eléctricos. En SateMediterráneo, como especialistas en aislamiento exterior de fachadas, prestamos especial interés en solucionar estos problemas constructivos.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

SOLICITA INFORMACIÓN SIN COMPROMISO